martes, 6 de diciembre de 2016

os cuento...

Qué ganas tengo de darme un beso, pero un beso de verdad, hace mucho que no siento esa sensación de estar a mil por hora hacia el cielo, y nunca pienso darme por vencida en ese aspecto, añoro tanto tanto esa sensación, que estoy segura que aunque pasen mil años tengo que volver a sentirlo. Con alguien que ame, obvio.
   Hoy un día de fiesta en España he decidido actualizar el blog, ya que otros días no tengo mucho tiempo. No quiero abandonar este espacio que tanto amo, y como tampoco tengo mucho que contar, voy a leeros.
Yo estoy muy bien, ya sabéis, mucho curro, mucho de todo, pero con ganas de ver el resultado y seguir soñando y trabajando duro para conseguir mis objetivos.

Éstos días, pensando...he llegado a la conclusión de que el refrán: al que madruga Dios le ayuda, es puro BULLSHIT, seguro que es para motivar a más gente a madrugar e ir a trabajar temprano, pero desde luego que Dios ayudar lo que se dice ayudar, no creo que lo haga, porque madrugues siempre, y el NO CREYENTE te diría que ni madrugando ni no madrugando, Dios no existe. 
En fin, cada uno puede creer lo que le da la gana, pero tengo claro que esa frase es mentira...por eso mi objetivo caprichoso, es buscar un trabajo en un futuro que no me haga madrugar. 
                              Gracias por leer.

1 comentario:

  1. Y envolvernos en besos que abriguen el frío de nuestro pensamiento.

    Y abrigarnos en silencio.

    Verdadero , que para miles de palabras en sueño esta ya el firmamento

    Un saludo de luz

    ResponderEliminar