jueves, 31 de diciembre de 2015

QUE ME PASARÁ EN EL 2016?

No soy de las que hacen o escriben propósitos, sino más bien soy de levantarme cada día y hacer lo que me nazca, ponerte metas, o escribir propósitos no está mal, pero pienso que hay que dejar que la vida siga su curso, esforzándote claro, de hacer las cosas lo mejor que puedas, hacer lo que más te gusta, en definitiva..ser la mejor versión de ti misma. 
Hace 4 años jamás habría creído que acabaría con 50 kilos de más, atada a un trabajo, un televisor, y un ordenador.
Hace 4 años mi vida era otra cosa, y desde entonces no hay fin de año que no acabe llorando, pensando siempre en, cómo he llegado hasta donde estoy? éste año no será uno menos, no puedo evitar hacer un repaso a mi año, cada día 31 de diciembre, pero tengo más claro que el agua..que aunque llore y me quiera morir del asco y de la rabia que traigo, lo hago con muchas ganas por seguir creciendo en espíritu, sabiduría, seguir aprendiendo cosas sobre mi, seguir descubriendo mi interior, seguir cayendo y levantando, ahora estoy comiendo pura verdura cruda, y alguna que otra cosa más de pescado o carne, pero sobretodo mucha mucha verdura cruda, no soy crudi-vegana pero me ha dado por comer eso, y me está encantando. 
De mi 2015 no me quedo con nada, no ha sido uno de mis mejores años, falleció mi abuelo, tuve que salir de una casa que me encantaba para mudarme a otra que todavía no siento mía y parece que tendré que dejarla pronto, odié muchísimo mi trabajo, hasta el punto de buscar otro, y si tuviera que poner propósitos al próximo año, sería encontrar nuevo trabajo a partir del verano,  dejé los estudios oooootra vez, sí los dejé de nuevo porque ya no podía pagarlos, he tenido muchas deudas, que ahora mismo escribo y tengo muuuchas deudas más que si las pienso me derrumbo, entonces, como acabar con una sonrisa? no se puede. 
Amé, odié, volví a amar, volví a odiar, amé de nuevo y vivo constante en un amor-odio con el chico de siempre, ese que desde el 2014 ocupa mi mente, acabo éste año odiandole muucho y amándolo en el fondo de todo, no sé qué pasará mañana pero ojalá algún día aprenda a vivir sin sus llamadas y sin él.
Yo creo que hasta el fin de mis días, jamás seré una persona familiar, por eso odio pasar estas fechas en familia, las odio..amo a mi familia pero me gusta tanto estar sola, y poder llorar lo que no está escrito, que jamás pienso compartir mi ritual de el último día del año con ellos. 
El año pasado estuvo mi prima pero igual lloré, ya sé..pero me encanta. 

Bueno, no es un hasta nunca, sino más bien es un hasta luego..aquí sigo luchando con ésta vida que se torció no sé muy bien cómo hace 4 años...o sí? en fin, que tengan una linda noche y una entrada de año a medida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario